CONSEJOS-PARA-EVITAR-IMPAGOS

Como Evitar Impagos como Autónomo y de Clientes y No Morir en el Intento.

Uno de los principales motivos que pueden llevar al traste una empresa, o dejar endeudado de por vida a un autónomo son las facturas impagadas.

Son muchas las veces que llegado el período de pago de los autónomos estos no tienen liquidez suficiente para poder pagar, debido a que sus propios clientes no les han pagado a tiempo o simplemente no les pagan. A eso se enfrentan los pequeños negocios, acumular muchas pequeñas deudas de los clientes que provocan la falta de liquidez a largo plazo.

Aquí os explicamos cómo evitar impagos por ambas partes y no morir en el intento:

  1. Realizar las facturas correctamente. Aunque parezca extraño, muchos de los autónomos no realizan las facturas correctamente. No suelen colocar el período de vencimiento de dicha factura. Al no colocar la fecha de vencimiento la ley estable un período de 60 días para el cobro desde la recepción de los productos. Para esto hay que tener en cuenta un par de cosas:
    • Aquellos pactos que establezcan plazos superiores a los 60 días deberán de ser declarados nulos por contravenir lo dispuesto en la norma imperativa. Norma 6.3 del Código Civil.
    • Excepcionalmente, en procedimientos de aceptación o comprobación mediante empresas de cobro o crédito y caución el proceso podrá extenderse hasta los 90 días.
    • Si se produce abusividad, exceso o engaño el limite legal será de 60 días.
    • Si no se coloca fecha de vencimiento en las facturas, pese a lo pactado con anterioridad, el período de pago será de 60 días desde la realización del servicio o la entrega de bienes. No pudiendo interponer ningún tipo de acción contra la empresa o el autónomo.
  2. No forzar nunca una venta. Uno de los problemas habituales de las empresas que tienen demasiados impagados es en temporadas de promociones en las cuales se produce mayor presión para vender. Muchas de las empresas venden a crédito, o a pagos a la entrega. Una máxima de las ventas a crédito es: “A mayor presión por vender, habrá más impagos ”. Que provocan que estas se vean con la condición de adelantar dinero a proveedores, pero no son capaces de recuperar ese dinero por los clientes. Por lo que puede generar una cadena de impagados muy grande.
  3. Firmar un contrato con TODOS los clientes. Una buena forma para evitar un impago es documentarlo mediante un contrato. Si en un futuro se produce un impago por parte de un cliente será mucho más fácil poder reclamarle los importes de las facturas pendientes. Es importante documentar todos los pasos de la transacción y tener un buen sistema de control tanto de la gestión del pedido, entregas, facturación, método y plazos de pago y contabilidad.  Tener el contrato por escrito (sea el formato que sea, siempre que se pueda firmar) puede ayudar a:
    • Establecer plazos de entrega, lugar, forma y condiciones de pago.
    • Establecer un “crédito” para los primeros pedidos, a un menor plazo de pago y así ver como funciona el cliente. Para así ir aumentando el período de pago en función de la fiabilidad con el cliente.
    • Es obligatorio delimitar las responsabilidades de ambas partes, posibles retrasos en la fabricación, problemas de envío, problemas de recepción, muy importante el montaje o la personalización acorde.
    • Hay que establecer unas garantías de esas responsabilidades acordadas.
    • Establecer en el contrato penalizaciones por los incumplimientos por ambas partes.
    • Establecer un sistema de resolución para disputas.

4. Estudiar a tu nuevo Cliente. Parece un poco extraño que un proveedor tenga que investigar a un cliente, pero en otros países es lo más normal. Para ello se trata simplemente de cotejar su solvencia para saber si va a poder afrontar los pagos de los productos o servicios que realicemos. Hay muchas webs dedicadas precisamente a realizar informes de riesgo de empresa por pocos euros. También se puede solicitar un informe jurídico del cliente para así conocer el estado en el cual se encuentran dichas empresas, ya que en la actualidad hay “empresas fantasma” que no están constituidas legalmente o no están inscritas en el Registro Mercantil. Hay que ver sus rátios de liquidez, endeudamiento y como no, los registros de morosos donde puedan aparecer. Todos estos estudios son mucho más baratos de lo que pensamos y por unos 50€ podemos conseguir un buen informe de riesgos de un cliente.

5. Ojo con las empresas recientemente constituidas. Éstas empresas a las cuales no se les puede realizar ningún tipo de informe porque no hay datos de ellas en ninguna parte, son mas fáciles de que produzcan un impago. Hay que tener en cuenta que la mitad de las empresas que se constituyen en España duran menos de 4 años, por lo que pueden tener mayor riesgo de generar impagados.

6. Otorgar a cada cliente un límite de riesgo. Una buena forma de limitar los impagados es limitar el volumen del crédito. Es por ello por lo que éste límite debe de adecuarse a cada uno de los clientes en función de su volumen, estabilidad, fiabilidad de pagos y problemas con otros proveedores. De esta forma podrás evitar pérdidas elevadas si se producen impagados.

7. Pide garantías a tus clientes. Una buena forma de asegurar el cobro de los impagados es solicitar una garantía de terceros para que garantice el cumplimiento del pago cuando el cliente no pueda hacerla. Esta garantía se realiza a través de avales bancarios, avales personales, sociedades de garantía recíproca, etc

8. Presupuestos correctamente FIRMADOS. Un aspecto muy importante y que todas las empresas suelen pasar por alto a la hora de aceptar un trabajo es la firma del presupuesto. Independientemente del contrato que tengas firmado con una empresa, a dicha le empresa le puedes realizar muchos trabajos, para ello no es necesario firmar un contrato cada vez que se realice un pedido. Si no, que se establece un contrato base y se aceptan los presupuestos. Para ello, los presupuestos deben de ser devueltos a la empresa correctamente firmados en el período que establecen para comenzar su producción o preparar el servicio a realizar.

9. Solicita una provisión de fondos. Es muy normal que cuando solemos enviar un presupuesto a una empresa detallemos que se debe de abonar el 50% a la realización del pedido y el otro 50% a la entrega. Hay empresas que para la realización de un trabajo pueden pedir hasta el 100% del pago por adelantado para así no tener problemas. Es una buena manera de reducir los impagados, mejor dicho, de reducir el importe de los impagados.

10. Hacer un seguimiento de tus clientes. Tus clientes no siempre van a tener la misma solvencia económica, es por ello por lo que tienes que tener en cuenta como van evolucionando, si se han estancado o en caso contrario si se ha producido un retroceso en el crecimiento de la empresa. Eso es clave para ver si nos pueden generar deudas a través de impagados.

11. Contratar un seguro de crédito. Actualmente hay muchas empresas en el mercado que se encargan de minimizar el riesgo del crédito de clientes y aseguran el cobro de las operaciones comerciales con terceros. Para ello, dichos seguros antes de realizar un trabajo para un cliente te piden todos sus datos para estudiarlo y decirte si tiene alto o bajo riesgo. Y en caso de tener bajo riesgo y realizar el trabajo, si se produce un impagado dicho seguro se encargará del pago de las facturas y de reclamarles a tus clientes el gastos más intereses de demora.

Como podéis observar no es garantizable al 100% el cobro de las facturas impagadas a no ser que se contrate un seguro para ello. Pero hay muchas formas de reducir los impagados con todos los métodos que os hemos expuesto.

Si tienen alguna duda, o algún problema con sus clientes, no dude en ponerse en contacto con nosotros, ya que le gestionaremos la deuda que hayan contraído con ustedes.

www.pedrorequenaasesores.com

Deja un comentario